2.1 Ejemplos de movimientos sociales exitosos

Ejemplos de movimientos sociales exitosos tenemos muchos y variados, este manual no pretende presentarlos todos. Recoger todos los movimientos exitosos en un solo libro requeriría un personaje novelesco y, por suerte, o desgracia, no lo soy. Leer sobre movimientos que han transformado algún aspecto de nuestras sociedades puede animarnos a experimentar una sensación de otro poder distinto, un poder construido colectivamente. Podemos aprender de los movimientos sociales exitosos mostrando cómo lo han hecho y analizando qué estrategias y mecanismos han utilizado, cómo se han organizado, qué ha contribuido, y qué no, a su éxito. Obviamente, también aprenderemos de nuestros fracasos para no repetir los mismos errores (aunque no siempre son nuestros errores los causantes del fracaso, en ocasiones, los factores externos contribuirán inapelables a nuestro fracaso). Prefiero en el contexto de este manual centrarme en nuestros éxitos colectivos como movimientos sociales.

Pero, ¿qué es un movimiento exitoso y cómo podemos definir el éxito? Como comprenderás es un tema complejo y, si me apuras, bastante espinoso:

  • En muchos casos, un movimiento no logra su meta principal completamente, pero sí avanzará, dará los pasos necesarios para encarar su meta. Hablamos, entonces de un éxito parcial. Pero, ¿A partir de qué momento está justificado hablar de un éxito parcial? ¿Podríamos estar ocultando un fracaso?
  • En el curso de un movimiento, tanto la meta como el objetivo pueden cambiar. Por ejemplo, las principales metas del movimiento LGBT de los años 50 y la primera mitad de los 60 en los EE.UU. eran tolerancia e igualdad (realmente LG – en aquella época no se hablaba ni de lo bi ni de lo trans*, y, mucho menos, de lo intersex o queer). A partir de 1969, tras los disturbios de Stonewall (véase más adelante) la meta de este movimiento se abre para incluir como objetivo la liberación LGBT del patriarcado y del machismo imperante. Este nuevo horizonte de liberación implica un cambio del sistema heteropatriarcal. Por el contrario, la igualdad es menos ambiciosa y aunque resulta necesaria, en muchos casos, se ha usado, por parte del orden normalizador, como vía de apaciguamiento de reivindicaciones liberadoras. Es un hecho que hoy se habla exclusivamente de igualdad y se relega el máximo objetivo de la liberación al cuarto de los trastos viejos. ¿Un éxito?¿Un fracaso?
  • Y, ¿cómo medir el éxito de un movimiento que quiere prevenir algo, por ejemplo, la construcción de centrales nucleares? Es fácil en el caso de un éxito total (como en Austria, donde se llegó a construir una central nuclear y tras un referéndum en el que ganó el No a la energía nuclear, se abandonó como posibilidad de generación energética). ¿Pero cómo medir un éxito parcial como los que suelen darse con frecuencia en contextos en los que el equilibrio de fuerzas está muy desequilibrado?
  • Y, más difícil todavía: ¿cómo podemos evaluar si el movimiento resulta un factor clave o, al menos significativo, para el cambio social? ¿En el Estado español, el Movimiento por la Objeción de Conciencia realmente resultó un factor clave para el fin del servicio militar obligatorio?

Por todas estas razones, es difícil medir con certeza los éxitos de un movimiento. No obstante, me parece muy importante reconocer y celebrar nuestros éxitos porque nada anima más que el éxito, y muchas veces los poderes se apropian de los mismos, robándonos nuestras luchas, nuestras energías y sí, también nuestros éxitos.

Creo que podemos aprender observando estos procesos de transformación efectiva de nuestra sociedad. Esto no significa simplemente copiar las estrategias y tácticas de los movimientos exitosos del pasado, sino adaptarlas al contexto particular de un movimiento concreto en el día de hoy. Obviamente, también es importante aprender de nuestros fracasos, como se nos dice habitualmente, para no repetirlos. Pero en este manual prefiero centrarme en éxitos alentadores.

Presento tres movimientos sociales que nos permitirán comprender mejor algunos aspectos importantes de estos procesos. Realmente, los ejemplos elegidos son arbitrarios, me dejé guiar por mis propias filias. A pesar de esto, creo que son ejemplos importantes, interesantes y motivadores.