Resistencia Civil

Arte El Salto

Para cambiar el mundo y construir un mundo más justo, sustentable, ecofeminista y queer es necesario tanto destruir como construir.

Crear el mundo que queremos es una forma mucho más sutil y poderosa de actuar,
que intentar destruir el mundo que no queremos

Marianne Williamson.

Tiempo de actuar

13 de febrero de 2018: Climate Change News publica el borrador del informe del IPCC que alerta que será muy difícil mantener el aumento de temperaturas por debajo de los 1,5º C previstos en el acuerdo “histórico” de París. 14 de febrero: España batió en 2017 su récord de importaciones de petróleo por tercer año consecutivo.

The Rev. Dr. James Lawson during the 2016 ICNC Summer Institute in Boston, Massachusetts. Source: ICNC.

Hubo un tiempo cuando su nombre aparecía en los titulares de muchos periódicos. Ahora tienes que bucear en los libros de historia para encontrarlo. Siempre fue la misión y no la fama la motivación principal del reverendo James Lawson.

Por eso, su trabajo en un segundo plano junto a Martin Luther King, Jr durante el auge del movimiento para los derechos civiles nunca supuso un problema. A partir de 1950 James Lawson enseñó los principios y estrategias de la resistencia civil noviolenta a cientos de personas a petición de Dr. King. Algunas de estas personas pasaron a liderar las sentadas en los comedores de Nashville en los años 1960, a formar el Comité Noviolento de Coordinación Estudiantil (Student Nonviolent Coordinating Committee (SNCC)), o a finalizar los Freedom Rides en un momento en que el riesgo de violencia casi los detuvo. King llegó a definir a Lawson como “el cerebro del movimiento” y “el educador en noviolencia más grande en América.”

Bloqueo de la cumbre del G8 en Alemania

Si no queremos caer en el abismo de los límites, hace falta un movimiento social disruptivo e imaginativo

El problema clave de nuestro mundo – no solamente del cambio climático, sino también de la injusticia, de la pobreza, de la falta de derechos humanos – es un déficit democrático”, según Kumi Naidoo, activista contra el apartheid de Sudáfrica, jefe de Greenpeace Internacional desde 2009-2015, y a partir de agosto de 2018 secretario general de Amnistía Internacional." Es obvio que demasiados gobiernos y empresas no nos escuchan y ponen el poder y el beneficio económico encima de la gente, ignorando lo que es en el mejor interés de la humanidad. Es cada vez más difícil obtener su atención – pero sabemos una cosa que funciona, y es la desobediencia civil y la protesta pacífica. Cada acto de rebelión – no importa si parece insignificante – tiene sentido."